Productos de la máxima calidad, que facilitan una perfecta reproducción de color, y un excelente servicio. Estos son los principales argumentos que han hecho que el equipo de Taller Chicane, especialista en chapa y pintura de la localidad tinerfeña de Güímar, haya decidido apostar por la avanzada tecnología del sistema de pintura de PPG en sus trabajos de repintado. Una relación de futuro propiciada por su distribuidor de confianza, Autopinturas Atlántico. Conocemos un poco más la historia de Taller Chicane, cuyo equipo se atreve hasta con la reparación de avionetas, cuando cumple su sexto aniversario.

“Los comienzos fueron difíciles. Fueron años duros, pero teníamos mucha ilusión. El taller llevaba abierto muchos años, y cerró por jubilación del propietario, que además es mi suegro. Entonces, nos propusimos continuar con la actividad, si bien yo venía de otro sector. Pero con mucha imaginación, mucho esfuerzo y mucho coraje, hemos cumplido ya seis años”, comenta Toni Arzola, gerente de Taller Chicane.

El taller cuenta con unas instalaciones de 1.200 m2, lo que facilita la realización de todo tipo de trabajos. “Evidentemente, la principal actividad es la reparación de chapa y pintura de vehículos. Sin embargo, hemos ampliado nuestra actividad a otras ramas, como mecánica, lunas y neumáticos. Además, nos atrevemos con trabajos industriales. Hemos reacondicionado máquinas pesadas de servicio en aeropuerto, camiones de gran tonelaje, restauraciones de vehículos antiguos, y, aunque parezca mentira, hasta hemos restaurado una avioneta antigua para ser expuesta en una zona del municipio a petición del propio Ayuntamiento de Güímar”, añade.

Esta capacidad de adaptación permite a Taller Chicane tener un amplio abanico de clientes, tal y como señala Toni Arzola: “Particulares, compañías de seguros, vehículos pesados… No le decimos no a nada. Nos atrevemos con todo. Tenemos un gran equipo, instalaciones bien dimensionadas, y, sobre todo, mucha voluntad por innovar.

Taller Chicane y PPG

Taller Chicane ha elegido recientemente a PPG como su proveedor principal y único de pintura, si bien “nuestra relación comenzó años atrás”, relata su gerente. “Comenzamos a principios de 2017, pero a pequeña escala, con algún producto que nuestro proveedor principal en aquel momento no podía suministrar. Al año siguiente, la cifra de ventas se duplicó, y este año prevemos que la cifra sea seis veces mayor. Nuestra relación es exquisita, porque cumple con creces nuestro criterio. No compramos suministros pensando en el precio. Nuestra prioridad es el servicio, y en este caso, Autopinturas Atlántico cumple sobradamente con nuestras exigencias. El servicio y nivel de atención que nos presta, la calidad del producto y nivel de acabados justifican este cambio sin ninguna duda”.

De derecha a izquierda: Bruno Rodríguez, responsable de chapa y pintura en Taller Chicane y Víctor León, responsable técnico de Autopinturas Atlántico

En definitiva, Toni Arzola tiene claro por qué Taller Chicane ha elegido PPG: “La calidad de PPG es óptima, el precio es razonable y el servicio del distribuidor Autopinturas Atlántico es excelente. Todos son argumentos más que suficientes para apostar por PPG. Con PPG sabemos que disponemos de un producto de primer nivel y fácil de aplicar, con buen servicio, y buen precio”.

“Para nosotros, el reto es seguir innovando y pensar que no hemos alcanzado nuestros límites. En este sentido, PPG nos ayuda en el día a día. Sabemos que estamos respaldados por una potente compañía y por un gran distribuidor que nos aportan profesionalidad y confianza”, concluye.

Compartir